España retrocede cuatro posiciones en el ranking de países más competitivos en Tecnologías de Información

He leído hoy en El País, que España ha caído cuatro puestos en la clasificación mundial de competitividad del Foro de Economía Mundial dejando paso a países con una infraestructura de tecnologías de la información más competitivas que España, como Malasia, Malta, Italia y Luxemburgo.

Me da pena leer este tipo de datos, principalmente porque no veo claro que se estén tomando las medidas oportunas para resolver el problema de base.

Por suerte o por desgracia, me ha tocado pasar los últimos doce años de mi vida fuera de España, y aunque ya he vuelto oficialmente, sigo observando bastante desinterés por parte de las empresas e instituciones españolas en apostar seriamente por la tecnología.

Solo hay que preguntar a los empleados de las empresas cuánto presupuesto tienen para formación (formación de verdad, no emplear parte del tiempo libre en hacer un cursillo que permita obtener un diploma, que a su vez permita obtener puntos para un examen de oposición).

Cuando en nuestra país se fomenta la titulitis frente a la contratación de profesionales con sólidos conocimientos, sea cual sea la titulación (o falta de ella); o se prefiere mantener el escalafón derrotando la ilusión y capacidad de actuar de mejores profesionales que no pueden escalarlo por falta de habilidad política, o simplemente por falta de edad; y cuando se premia el conformismo estable frente al riesgo a fracasar (o al éxito), ¿a quién le extrañan estos números?

Así que aunque vivo en España, al menos fiscalmente, sigo teniendo clientes solo fuera de España. ¿Por qué? Porque a nadie en mi país parece interesarle lo que hago.

Sí, estos números me llenan de pena, y de falta de esperanza.

Quizá algún día el gobierno aprenda que esta situación no se cambia publicando un nuevo plan de tecnologías, sino atajando los problemas que de verdad atenazan el progreso de este país que amamos y nos toca sufrir.

La desafortunada frase de D. Miguel de Unamuno “Que inventen ellos, que luego utilizaremos lo que descubran” aún pesa sobre nuestras cabezas. (hay quien la modificó como ” que inventen ellos, que para eso les pagamos los royalties” )

Fernando G. Guerrero

Print this entry

Fernando G. Guerrero

Fernando G. Guerrero

President of SolidQ, Non-Executive Director, Digital & Data Strategist, crazy about technology, NBA, movies and music of all kinds. Tom Peters' fan since 1982


Tags assigned to this article:
competitividadinnovaciónrecesión

Related Articles

Empujados a la morosidad

Acabo de leer un artículo en el Diario Información de Alicante, que me ha terminado de indignar sobre este tema:

La incansable búsqueda del conocimiento como fuente generadora de oportunidades

Ayer me invitaron a presentar la sesión inaugural del evento HackForGood de la Universidad de Alicante, patrocinado por Telefónica. Podéis descargar

¿Es que los NIEs son de oro?

Según explica el Ministerio del Interior del Gobierno de España: “Los extranjeros que, por sus intereses económicos, profesionales o sociales, se

1 comment

Write a comment

Only registered users can comment.