Feliz día de San Gil

Feliz día de San Gil

MisAbuelosSmall

¡¡¡Feliz día de San Gil!!!

Mucha gente piensa que el G. que utilizo entre mi nombre (Fernando) y mi apellido (Guerrero) es algún otro apellido que no quiero mostrar (como García, Gutiérrez, Gómez, o algo así, como si hubiera algo de malo en esos apellidos), y algunos hasta se atreven a inventar, y se me dirigen como Sr. García, o algo por el estilo, intentando quedar bien.

El G. es la abreviatura de mi segundo nombre (Gil), el cual pongo abreviado para que no lo tomen por mi primer apellido, cosa que me ha sucedido toda la vida. Que me clasifican alfabéticamente por Gil, en vez de por Guerrero, con lo que nono encuentran mis reservas de hotel o avión, o me llaman por teléfono preguntando por el Sr. Gil.

Me llamo Gil en honor de mi abuelo materno, el siempre cariñosamente recordado tío Gilico, toda una institución en nuestro pueblo, Santo-Tomé, desde su brevísima carrera como torero o novillero, más breve carrera como político local, hasta su larga carrera como tendero, especializado en avíos de matanza y alpargatas, despiadado jugador del tute y la brisca, e increíble buscador de setas y cagarrias, por escondites y tocones que sólo él conocía (aunque alguna vez me mostró algunos de ellos), y cuya localización se llevó a la tumba (para rabia de sus competidores).

Mi abuelo murió hace ya 20 años, justo cuando empezaba a darme cuenta de quién era y quién había sido mi abuelo. Se fue sin darme la oportunidad de haber pasado más tiempo con él, y poderle preguntar más sobre su juventud, sus aventuras, sus aciertos y fracasos como empresario, sus ganas de vivir, su filosofía de vida que le valió el cariño de toda una comarca.

Pasamos demasiado poco tiempo con nuestros mayores. Ignoramos lo mucho que nos pueden enseñar, y lo mucho que podríamos disfrutar juntos de la vida. Son cansosos, como nosotros lo seremos dentro de unos años. Tienen puntos de vista distintos a los nuestros sobre muchas cosas, como nosotros de nuestros hijos, Pero al mismo tiempo son entrañables, cariñosos y siempre dispuestos a ayudar.

Nuestros hijos adoran a sus abuelos, desde sus primeros años, de un modo innato e instintivo. Asegurémonos de que no pierden ese contacto a lo largo de toda su vida. Por ley natural empezarán a echarles de menos demasiado pronto.

En estos tiempos, muchas familias españolas no podrían subsistir sin la ayuda económica de sus mayores, quienes estiran su pensión hasta límites insospechados, para poder cubrir las necesidades de una familia que ya debería poder estar emancipada.

Celebremos a nuestros abuelos mientras les tenemos con nosotros, hagámosles sentirse queridos, necesarios e importantes para nosotros, porque realmente lo son, y se lo merecen.

Así que hoy es mi segundo santo, ya que me llamo Gil como mi abuelo. Habrá que celebrarlo.

Print this entry

Fernando G. Guerrero

Fernando G. Guerrero

President of SolidQ, Non-Executive Director, Digital & Data Strategist, crazy about technology, NBA, movies and music of all kinds. Tom Peters' fan since 1982


Tags assigned to this article:
abuelosfamilia

Related Articles

¿ Educación en Universidad o Escuela de Negocios?

Desde hace unos meses, estoy siguiendo el Curso de Alta Dirección Empresarial (parte del Executive MBA) en Fundesem, la escuela

Leavenworth

El pasado verano, mi familia me acompañó en Redmond, mientras diseñaba dos nuevos cursos de SQL Server 2005 para Microsoft.

Sequimos bajando en competitividad

Estaba repasando algunos artículos antiguos, cuando he visto uno de los primeros de este blog, que escribí en el 2003, “España

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Only registered users can comment.