Una boda con sentido

Una boda con sentido

Madrid2020

Tras la decepción general al conocer la eliminación de la candidatura de Madrid a las olimpiadas del 2020, reflexioné sobre el tema central de las presentaciones de cada una de las candidatas: Tokio resaltó seguridad y tecnología; Estambul hizo énfasis en el nexo entre culturas; Madrid se enfocó… en un presupuesto que tenga sentido. Así que en ese momento lo comprendí todo. Me vino a la cabeza una analogía que se parecería mucho a esta situación: Una boda con sentido

La boda de Don Germán Muchapasta

Don Germán Muchapasta es un capitalista de renombre, quien con su sola presencia tiene la capacidad para hundir o levantar negocios. Se trata de este tipo de personas que arrastran al mercado. El tipo de persona que todo el mundo prefiere tener de su lado. De hecho, todo el mundo recuerda las mejoras sustanciales que beneficiaron a otras empresas en el pasado, cuando Don. Germán les brindó la posibilidad de organizarle un evento.

Don Germán tiene una hija que quiere casarse pronto, y los mejores restaurantes del país le ofrecen organizar el banquete de bodas completamente gratis, intentando ganar con el tirón de mercado que un evento como este supondría para el restaurante elegido.

Así que se decide organizar una competición entre los restaurantes, para intentar seleccionar aquél que sea capaz de organizar un evento a la altura de las expectativas que otros eventos familiares organizados por Don Germán generaron en el pasado.

Los tres restaurantes competidores

El Palacio Oriental ofrece construir una nueva carpa, con todo lujo de detalles tecnológicos, permitiendo acomodar en tiempo real los platos servidos a los gustos de los comensales. El Palacio Oriental forma parte de un conglomerado empresarial y bancario de gran solvencia económica, que garantiza sin género de dudas que se van a poder realizar todas las inversiones necesarias para organizar el evento con total garantía de éxito. Además, este restaurante trae recuerdos agradables de su niñez a Don Germán, ya que su abuelo ya celebró allí la boda de la tía de Don Germán hace ya muchos años. El Palacio Oriental hace una presentación enfocado en la garantía de calidad y seguridad, así como en los avances tecnológicos que van a desplegar, no conocidos en el mercado hasta la fecha.

La Alfombra Mágica es un nuevo local, pero que está creciendo mucho en aceptación de mercado desde hace unos años. Ha prometido variedad y exotismo, asegurando sorprender a los invitados con un menú basado en el maridaje de culturas culinarias, mezclando sorprendentemente la tradición con las tendencias actuales. Don Germán nunca ha organizado ningún evento en este restaurante, pero tiene muy buenas referencias, a pesar de que hay dudas sobre su capacidad de organización.

El Puchero es el tercer restaurante en esta puja. Se trata de un local con siglos de historia, que atraviesa serias dificultades económicas, lo que le ha llevado a despedir personal clave en el negocio, y que para poder subsistir está basando su estrategia en menús del día, ahorrando en todo aquello que no forma parte esencial del servicio de restauración. Organizar un evento como este podría suponer para El Puchero ahuyentar el peligro de cierre, ya que actualmente tiene serios problemas para financiarse en el mercado. El Puchero basa su oferta para Don Germán en organizar un evento comedido, que tenga sentido, intentando convencerle de que no es necesario gastarse mucho dinero para organizar un evento decoroso. Al fin y al cabo, está vendiendo menús contrastados, que el público parece apreciar, y con ligeros retoques no sería necesario gastar mucho para poder ofrecer un servicio con sentido.

El Puchero vende la piel del oso antes de cazarlo

El Puchero ha empezado a difundir el rumor de que va a ser el restaurante agraciado. La prensa ya da por hecho que este restaurante va a ser el organizador del evento, y los empleados se congratulan ante la posibilidad de empezar a cobrar sus nóminas a tiempo algún día. Los proveedores dan un respiro, y dejan de amenazar con forzar un concurso de acreedores. Mientras tanto, los bancos no tiran las campanas al vuelo, y recuerdan al propietario de El Puchero que debe seguir cumpliendo sus compromisos o le embargarán el local.

A pesar de todo, El Puchero gasta un dinero que no tiene en la presentación de la oferta, y alardea de superioridad, basada en su larga tradición restauradora.

Y el día de la decisión llegó

Llega el día de la selección del restaurante agraciado, y Don Germán decide primero descartar a El Puchero, ya que tiene serias dudas de que vaya a ser capaz de financiar un evento de este calibre, además de que la perspectiva de agasajar a su hija, familia y amigos, con un evento limitado por las restricciones económicas del local, no es precisamente algo que pudiera llenarle de ilusión ni de lejos.

¿Para qué seleccionar a un restaurante que prometía ajustarse a un presupuesto comedido, cuando los demás tenían la voluntad y la capacidad de tirar la casa por la ventana para agasajar a Don Germán?

Además tenía dudas importantes de si El Puchero realmente emplearía lo presupuestado en preparar el evento, o si mucho de lo prometido se dedicaría a pagar deudas o a otros temas no relacionados con el evento.

Las otras ofertas aportan ilusión y garantía, y su hija ya está encantada con la posibilidad de disfrutar de un evento inolvidable.

De la decepción a la beligerancia 

La reacción de El Puchero no se deja esperar. Que si la selección estaba amañada. Que si no hay justicia. Que si Don Germán era o no consciente de lo mucho que necesitaba este proyecto…

El Puchero olvidó el hecho de que, puesto que se ofrecía gratuitamente para e cliente, Don Germán solo estaba interesado en garantizar la organización del mejor evento que jamás se había organizado anteriormente, para agasajar a su hija. Así que El Palacio de Oriente es el elegido, y se ponen de inmediato a organizar el evento.

Sus protestas solo pusieron en evidencia lo que ya muchos sabían, que El Puchero necesitaba desesperadamente resolver sus problemas internos, antes de pensar en aventuras de este calibre. Los proveedores redoblaron sus amenazas, los bancos terminaron de cortar los pocos grifos que seguían abiertos, y El Puchero se vio abocado a reconocer que el presentarse a esta oferta había sido una frivolidad carísima que no se podía permitir.

Y es que parece mentira que nos asombremos de que sucedan cosas como esta, cuando obedecen a una lógica aplastante.

 

 

photo credit: La Moncloa – Gobierno de España via photopin cc

Print this entry

Fernando G. Guerrero

Fernando G. Guerrero

President of SolidQ, Non-Executive Director, Digital & Data Strategist, crazy about technology, NBA, movies and music of all kinds. Tom Peters' fan since 1982


Tags assigned to this article:
COECOIEstambulmadrid2020olimpiadasTokio

Related Articles

Yo aprendí inglés en Indonesia a los 32

Hace un par de días, Carmen Torralvo, conocida y apreciada consultora de Recursos Humanos, comentó en un curso de Comunicación

Es agradable ver que me aprecian en empresas en las que trabajé anteriormente

Mis ex-compañeros de Inypsa me han enviado su último boletín interno, el cual incluye una entrevista que me hicieron hace un

Cafe con leche, please

Durante estos últimos días, la inagotable inventiva española ha producido todo un conjunto de imaginativas bromas sobre la presentación de

23 comments

Write a comment

Only registered users can comment.